Una verdad Incómoda (I y II)

Estos documentales reflejan la lucha del ex vice-presidente de Estados Unidos, Al Gore, contra el cambio climático. A la primera parte (2006) se le atribuyó el despertar la conciencia del público internacional respecto a la problemática. El segundo, 11 años después, refleja las discusiones políticas y negociaciones internacionales que han seguido desde aquel lanzamiento.

Una verdad incómoda (2006)

Te compartimos nuestra opinión.
¿Vos qué pensás?

  • Nanu

    De adolescente alquilé el DVD de este documental y ese fue mi primer acercamiento real a la problemática. Aunque está tan desactualizado como el DVD, considero que es una joyita que merece la pena que todos vean y que sirve como disparador para empezar a involucrarse en el tema.

  • Ani

    A este documental se le atribuyó el despertar la conciencia del público internacional sobre el cambio climático. Es viejo, del 2006, pero si te interesa adentrarte en este mundo, es un buen lugar donde arrancar.

    El documental surgió de la campaña del ex vice presidente de Estados Unidos, Al Gore, con el fin de educar a los ciudadanos sobre el calentamiento global. Él dice haber dado esa presentación de diapositivas más de mil veces, y terminó en forma de documental. Su inclusión en los programas de ciencias de las escuelas de todo el mundo provocó controversia, ¿podes creerlo? Por suerte hoy ya se declaró emergencia climática en casi todos lados (Argentina inclusive), y se ha logrado un consenso sobre internacional sobre la existencia real del cambio climático. En ese momento, el consenso era menor y el problema no estaba tan en agenda como hoy.

    En cuanto a la información provista por el documental, está muy desactualizada. Pero es interesante ver las predicciones “para los próximos 10 años” que da. Mirar el documental “desde el futuro” (ahora), da noción de la magnitud del problema que se viene… en nuestro actual futuro cercano.

    Su secuela “Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca” se estrenó en cines el 28 de julio de 2017. Lógicamente también la recomiendo. Habla de las predicciones que se cumplieron, y le da una vuelta de tuerca interesante a la problemática. Bueno no quiero “spoilear” nada, pero me gusta que termine con un mensaje de esperanza, que es lo que yo intento transmitir siempre.

Una verdad muy incómoda: ahora o nunca (2017)

La segunda parte se ofrece como una secuela del documental ganador del Oscar en 2006, pero se trata, más bien, de una actualización de aquel largometraje que logró, por primera vez, que muchos estadounidenses se convencieran de los efectos devastadores del cambio climático.

Documental disponible en Netflix.
  • Juan

    Me inspira la lucha, el compromiso y la determinación de Al Gore por la causa. Lo recomiendo muchísimo pero siento la obligación moral de exponer mis críticas.

    Este documental es muy completo. Expone las complejidades geopolíticas del cambio climático y permite una visión íntima de las negociaciones entre principales líderes mundiales al respecto. Además, muestra lo difícil que resulta para los países ponerse de acuerdo en qué deben hacer y quién debe hacer qué. Al Gore es un actor fundamental en la búsqueda de consensos internacionales para la toma de decisiones. Esto se refleja, por ejemplo, en la actual postura de Estados Unidos al respecto. Hay una parte donde se puede ver un discurso de Trump pidiendo un poco más de calentamiento global que casi me hace llorar.

    Yo creo que esta visión es peligrosa, por diversos motivos. El primero es que el sistema energético es la infraestructura más compleja y costosa que creó la humanidad, y no es algo que pueda reemplazarse en una década. Las transiciones energéticas son procesos inherentemente graduales que llevan décadas en concretarse. Sobre este tópico recomiendo leer los libros de Smil en la sección “Libros” o leer mis publicaciones al respecto.

    Podemos ver cómo Al Gore queda atrapado en su cosmovisión del mundo. Pareciera como que para resolver la crisis ambiental lo único que hay que hacer es reemplazar los combustibles fósiles por turbinas eólicas y paneles solares. Además, cree que con suficiente determinación política, esto puede hacerse rápido.

    El sistema energético es como la dieta de una persona y el sistema económico es como un deportista de alto rendimiento. En términos de poder calorífico, densidad de potencia y confiabilidad, las energías renovables hoy son como comer tomate y lechuga, mientras que los combustibles fósiles son como comer proteínas, suplementos vitamínicos y frutos secos. Si le pedimos a un nadador olímpico que viva a ensaladas, no podemos pedirle que siga nadando como lo hace. Este concepto lo desarrollo más en mis publicaciones.

    El punto que me parece peligroso es que el exceso de optimismo de Al Gore en las energías renovables deposita todo el foco en esa discusión y se olvida del resto. Pensar que cambiando la energía solucionamos el problema hace que nos olvidemos de cuestionar nuestro estilo de vida y nuestros paradigmas actuales. Siento que nos relaja. Podemos seguir igual, total en el futuro vamos a tener energía limpia. Al Gore, al igual que Bill Gates y muchos otros, creen que podemos vivir en un mundo más rico y más limpio. Jamás cuestionan el crecimiento económico. Sobre este punto recomiendo ver la conferencia de Joan Antoni Melé, en este sitio.

    Una cosa que no quiero dejar de mencionar es que comete un error tremendo cuando dice que tenemos suficiente viento en el mundo como para abastecer 40 veces nuestro consumo de electricidad actual, o cuando hace el mismo ejemplo con el sol.

    Me duelen los ojos cuando leo tales frases. Los oídos cuando las escucho. La nariz cuando las huelo (?). Este error básico no distingue reservas de recursos y puede llevar a conclusiones muy erróneas. Sobre esto escribo en mi publicación “El ejemplo NO es Dinamarca”.

    Con estas críticas, ya me siento libre de culpas de recomendar el documental. Andá, miralo y comentá qué pensás.

  • Ani

    La secuela se estrenó en cines el 28 de julio de 2017. La recomiendo aún más que la primera parte porque su información es relevante para este año 2020. Habla de las predicciones que se cumplieron, y le da una vuelta de tuerca interesante a la problemática. Bueno no quiero “spoilear” nada, pero me gusta que termine con un mensaje de esperanza, que es lo que yo intento transmitir siempre. La filmación es mucho más dinámica que la primera parte y realmente puede ser un punto de inflexión para tomadores de decisiones que estén abiertos a escuchar lo que Al Gore tiene para decirles. Y lo mejor de todo es que podes ver esta segunda parte sin haber visto la primera, son independientes.

¿Vos lo viste? ¿Qué opinás?

Dejanos tu comentario abajo de todo. Intercambiemos opiniones y crezcamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s